martes, 29 de marzo de 2011

Bullying: perfil del acosador y de la víctima

La violencia escolar, según Olweus (1997) es la que se produce en el sistema escolar. Dentro de ella hay un tipo de violencia muy preocupante en nuestros días: el acoso (bullying). El acoso escolar tiene un gran parecido en su modus operandi y consecuencias con el acoso laboral (mobbing).
 Definiciones de Violencia Escolar y Acoso
La violencia escolar es cualquier tipo de violencia que se da en contextos escolares. Puede ir dirigida hacia alumnos, profesores o propiedades. Estos actos tienen lugar en instalaciones escolares (aula, patio, lavamanos, etc.), en los alrededores del centro y en las actividades extraescolares.
El término acoso (bullying2) hace referencia a un comportamiento repetitivo de hostigamiento e intimidación, cuyas consecuencias suelen ser el aislamiento y la exclusión social de la víctima.
Hablamos de acoso cuando se cumplen al menos tres de los siguientes criterios:
·         La víctima se siente intimidada.
·         La víctima se siente excluida.
·         La víctima percibe al agresor como más fuerte.
·         Las agresiones son cada vez de mayor intensidad.
·         Las agresiones suelen ocurrir en privado.
Ordinariamente, suele considerarse que el acoso va acompañado de una “ley del silencio” donde se ve, oye, toca y conoce lo que sucede, pero “NO SE HACE NADA”. ¿Por qué? ¿Qué impide tomar acción? ¿A quien o a quienes le corresponde hacer lo correcto para disminuir o ponerle limites a este mal hábito, a esta Plaga Social venenosa que parecería parte de la vida de las personas? Pues bien… Lo primero es hablar de Amor propio, de Seguridad y estabilidad emocional, mental y espiritual. Segundo, Modelos teóricos de Aprendizaje en el niño @, tercero de Educación y enseñanza, cuarto de Evaluación y Ayuda, y Quinto de Implantación de Programas Innovadores de modificación de conducta. Aquí se necesita integrar a todo aquel profesional de todas las ramas en un deseo genuino y verdadero de establecer canales de comunicación asertiva para el mejoramiento académico, personal y psicológico del posible desertor escolar. Las escuelas públicas o privadas son los lugares favoritos para demostrar estas conductas antisociales tanto en estudiantes, como en adultos. No obstante, son precisamente los niños @s los mas afectad@s e impactad@s en el escenario escolar por actos de violencia o “Bullying” diariamente. Muchos educadores han visto esta mala práctica, como algo que está en la norma del niñ@ y más que nada del adolescente. Sus acciones negativas reciben la honrosa justificación de falta de madurez, disciplina, problemas sicológicos o simplemente presiones sociales. Nada más lejos de la realidad. El niñ@ “Bullie” o “Abusador” es una bomba de tiempo en la escuela y si no recibe ayuda, tratamiento y disciplina a tiempo se convertirá en una amenaza social para su familia, sus amigos, su trabajo y su país en un futuro.

Señales de peligro “Bullying”. Tomado del Libro de Allan L. Beane, “Bully Free Classroom; over 100 tips and Strategies for teachers K-8 Free Spirits 1999. www.freespirits.com
1.     Sentirse con poder y control de los demás.
2.     Buscar dominar y manipular compañeras.
3.     Es muy popular y envidiado @ por sus compañeros.
4.     Podría ser físicamente más grande y fuerte que los demás del grupo.
5.     Es impulsivo. Le encanta ganar en todo. Odia perder a toda costa.
6.     En ambas cosas, mal ganador y mal perdedor.
7.     Parece que deriva placer del dolor, miedo, sienten incomodidad de otros.
8.     Parece sobre-limitar la línea de respeto.
9.     Logra ser respetado con miedo.

Un jovencito abusado y maltratado en la escuela está desorientado, solo, baja las notas. Siempre esta triste y lo más desolador: Se quiere quitar la vida. No lo aceptan como es y él no quiere vivir. ¡Terrible!
Existen según los expertos dos tipos de “Víctimas de Bullying”, estos son: Las víctimas pasivas y las víctimas provocativas.
Pasivas – son ansiosos, sensitivos, solitarios, apagados, carecen de autodefensas, no piensan rápidamente, y tienen pocos amigos, que les den apoyo.
Provocativas – rápidos de respuestas, impulsivos, molestan a los niñ@s que atacan a los bullies, reciben los ataques, ellos mismos se ponen de blancos de tiro, no se defienden ellos mismos.

Conductas de las Víctimas en la Escuela
1.     Repentinos cambios en asistencia y logros académicos.
2.     Asistencia errática.
3.     Pérdida total de interés por la escuela.
4.     Descenso en calidad del trabajo escolar.
5.     Éxitos académicos aparecen como mascotas de maestros.
6.     Dificultad de concentración en el salón de clases. Fácilmente distraídos.
7.     Van al recreo tarde y regresan rápido.
8.     Tienen problemas de aprendizaje o diferencias con el grupo.
9.     Carecen de interés por actividades escolares.
10.  Se dan de baja de cursos y no aceptan mentores o tutores.

Conducta Social de las Víctimas de “Bullies"
1.     Solitarios, retirados, aislados.
2.     Pobre o ninguna interacción social.
3.     No tienen amigos o solo unos pocos.
4.     No son populares en el grupo, pasan desapercibidos. Reciben las migajas de la clase.

Conductas Emocionales de las Víctimas
1.     Repentinos cambios de conducta y de humor.
2.     Pasividad, timidez, callados, retirados, temerosos, asustados.
3.     Baja o ninguna autoestima y auto confianza.
4.     Sobre reactivos ante peligro, hipersensibles.
5.     Nerviosos, preocupados, miedosos, inseguros.
6.     Lloran fácilmente delante de otros. Demuestran su debilidad a los otros.
7.     Bajas o ningunas destrezas asertivas.
8.     Irritables, destructivos, agresivos, pierden rápido el temperamento, pelean, pero siempre pierden.

Opinión personal
He escogido este artículo, puesto que, me parece un tema importante a tratar. Además, cuanta más información puedan tener las personas a su alcance, más fácil será poder detectar o prevenir estos abusos.
Realmente, me parece atroz que los niños, siendo tan inocentes, puedan llegar a convertirse en acosadores de otros que consideran más débiles.
Debemos saber detectar el problema y al igual que, hay veces que no se le da la importancia que requiere, en otros casos, tampoco hay que exagerar las circunstancias. Es normal que los niños se peleen jugando o por cualquier otra tontería, pero debemos saber cuándo pasa de ser un “juego de niños” a algo más serio.
He tenido la experiencia de charlar sobre este tema con el director de un colegio que conoce bien este tipo de situaciones y como conclusión, he podido sacar que, lo primero de todo es investigar e informar a todos los profesores sobre dicha situación para que estén atentos por si perciben en qué momentos suele producirse. Si realmente, comprueban que se está llevando a cabo un abuso por parte de unos compañeros a otro, debemos intentar hablar con ellos e informar con urgencia a los padres de los niños, tanto del abusado como del abusador o abusadores. Sin embargo, en muchas ocasiones, los padres del niño acosador no quieren ver la realidad y se niegan a aceptarlo e incluso, pueden ponerse en contra del Colegio. Si se produce este caso, debemos redactar un informe y mandárselo a la Consejería de Educación para que tomen las medidas pertinentes. Aunque lo lógico es que los padres traten de hacer entrar en razón a su hijo y le “castiguen” en casa para que se dé cuenta de que las cosas no funcionan así.
Si la conducta negativa persistiese, la Consejería de Educación pasaría el problema a manos de la Ley y serían ellos los encargados de determinar qué hacer con el chico/a/os/as problemático/a/os/as.
Afortunadamente, en Educación Infantil, no suelen producirse este tipo de incidentes y si hay algún indicio, se radica el problema con cierta facilidad, puesto que, este tipo de problemática suele manifestarse en chicos más mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada